Transporte en Chachapoyas

Transporte en Chachapoyas

La ciudad de Chachapoyas tiene diferentes medios de transporte y en cada uno podrás llegar a los atractivos turísticos de la provincia.

La variedad de tipos de movilidad implica diferentes tarifas, pero no te preocupes. Ir de un punto a otro en la capital de Amazonas como viajar entre sus provincias es por lo general económico. 

Los tipos de transporte en Chachapoyas son:

Taxi colectivos: cómodas unidades con capacidad para tres o cuatro pasajeros empleadas para movilizarse dentro de la ciudad, con rutas definidas. Hay muchos de estos en la capital de Amazonas a bajo costo.

Taxis: a diferencia de los taxi colectivos de Chachapoyas, los taxis hacen recorridos personalizados y por tanto, directos y rápidos. Siempre se pagará un poco más por este tipo de servicio, pero aún así el costo es económico , movilizarse en rutas pequeñas cuesta menos de 5 Nuevos soles. Se pueden abordar en las calles y también solicitar por aplicativo. 

Minivans: la figura del transporte privado está en manos de las minivans, unidades (por lo general con aire acondicionado) de 10 o 15 cómodos asientos que prestan servicio turístico hacia los atractivos de la provincia y sus distritos. 

Mototaxis: por una disposición en dos ordenanzas municipales, las mototaxis están prohibidas dentro de la ciudad de Chachapoyas, pero sí son válidas para cubrir rutas cortas en otros distritos. 

Animales: los burros y caballos son también valiosos medios de transporte en Chachapoyas. Se usan tanto para cargar morrales u otros pesos, como para el traslado de personas hacia los anexos, como del pueblo de San Pedro al anexo de Duraznopampa. 

Caminar: no es que Chachapoyas sea muy pequeña (superficie de 12,3 km²), pero a muchos lugares de la ciudad, sobre todo a puntos de interés del centro histórico, se puede ir al solo caminar algunas cuadras.

Dar un paseo a pie es una actividad muy común para los chachapoyanos, pues la provincia tiene distritos que tan solo cuentan con una combi que va de un pueblo a otro, por lo que muchas veces a los locales les toca caminar para llegar a sus destinos. Aun así, esas caminatas pueden resultar placenteras.